Usted está aquí: Home  »  CHALLENGER & FUTURE  »  Challengers: Dominio argentino

Challengers: Dominio argentino

    Diciembre 09, 2016    251    0        Volver

El tenis argentino tuvo un 2016 muy positivo y no sólo por la Copa Davis porque hubo otros aspectos que también aportaron para que el balance sea altamente positivo. Uno de ellos es la actuación en el circuito Challenger. Argentina terminó como el país que más títulos cosechó (20), casi el doble de lo que lograron los segundos (Francia e Italia con 11), y en Facundo Bagnis tuvo al jugador que más torneos obtuvo (6).

Precisamente Bagnis fue el comenzó la seguidilla con la conquista del certamen que se organizó en el Racket Club de Palermo en enero. El santafesino, entrenado por Martín Vassallo Argüello, también fue campeón en Rio de Janeiro, Santiago de Chile, Medellín, Campinas y Bogotá. A eso le sumó la mejor actuación a nivel ATP (cuartos en Marrakech). En consecuencia termina el año ubicado en el Top 60 (56°) después de haber arrancado en el puesto 140.

Entre los campeones de challengers segundos aparecen con 4 títulos cada uno el austríaco Gerarld Melzer, que abrió el 2016 celebrando en Mendoza, el australiano Jordan Thompson y el taiwanès Yen Hsun Lu.

Entre los 10 argentinos que se reparten los títulos, aparecen nombres habituales en el circuito challenger y otros que recién se asentaron este año. Uno de ellos es Nicolás Kicker, trabajando con Juan Pablo Brzezicki, después de haber perdido las dos finales que había jugado, finalmente pudo celebrar. Y lo hizo por duplicado en Perugia y Guayaquil. El jugador oriundo de Merlo tuvo el primer contacto con el mundo ATP al superar la clasificación en Houston.

Diego Schwartzman en 2016 se asentó en los ATP gracias all festejo en Estambul y la final en Amberes como puntos más destacados, pero también pasò por los Challengers y con buenos resultados porque logró dos: Barranquilla y Montevideo.

Renzo Olivo es otro que vivió un 2016 que puede significar un quiebre para su carrera. A parte de debutar ante Polonia en la Copa Davis (por esa razón recibirá una réplica del trofeo) y tener la actuación más destacada en un ATP (semifinales en Hamburgo), sumó los dos únicos challengers de su palmarés con poco tiempo de diferencia. El primero de la saga lo consiguió en Santos y el segundo fue en el torneo que se organizó en El Abierto (ex El Clú).

Guido Andreozzi celebró en Santo Domingo, en una final en la que derrotó a Kicker después de casi 4 horas de retraso por la lluvia, y en Vicenza, en el que sólo jugó los 6 games del primer set porque el español Pere Riba se retiró. Por su parte Agustín Velotti se quedó con la copa en Curitiba.

En la lista de campeones también hubo espacio para los experimentados. Uno de ellos es Leo Mayer, que en los challengers encontró un lugar para sumar confianza luego de un año complicado por las lesiones. El correntino llegó a la final en El Abierto (tuvo 2 match points) y ganó en Manerbio, Italia. Otros jugadores con rodaje que levantaron trofeos fueron Carlos Berlocq (Blois), Horacio Zeballos (Poprad Tatry y Bastad), en otra muy buena temporada en el doble con el chileno Julio Peralta, y Máximo González (Santiago).

La mayoría de los jugadores mencionados todavía tienen margen para seguir creciendo y por eso el próximo desafió es trasladar estos buenos resultados al circuito ATP.

Luciano E. Giliberti (@LEG23)

Foto:
Facundo Bagnis con una copa, imagen habitual durante los challengers de 2016. (Joao Pires/Fotojump)

Deje un comentario para "Challengers: Dominio argentino"